El Octavo Enanito

Sabiondo, el primer enanito, regenta un bar de striptease en los suburbios de París. Ahora todos le llaman Doc. Padece insomnio, apuesta por Internet, se tiñe la barba y no deja de escuchar a los Eagles. No a los del Hotel California, por fortuna. A los del desierto, los del metal de la muerte. A veces... Seguir leyendo →

La Creación

En el principio creó los cielos y la tierra. Haya luz, dijo. Y hubo luz. Le bastaron seis días para hacer el firmamento, las estrellas, los mares y todos los seres vivientes. Después creó todo lo demás: la chispa exótica de los viernes por la tarde; el rumor del agua corriendo; el silencio amargo del... Seguir leyendo →

Cirugía Preventiva

Era consciente de que sólo un cirujano de su calibre podría arreglar aquel desastre. El tiempo apremiaba. No tardó en hacer una primera incisión. Y... ... Era peor de lo que había pensado. Tenía la esperanza rota, varios sentimientos dislocados, el juicio obstruido, y una gran hemorragia de ideas nefastas lo encharcaba todo. Al agrandar... Seguir leyendo →

Pongamos Que Soy Una Mosca

Pongamos que soy una mosca. UNA SIMPLE Y ESTÚPIDA MOSCA, que vuela sin fin sobre todas las cosas. Ahora me poso en tu cara. Ahora en el cristal de tu ventana. Pongamos que no tengo memoria, que tu sangre no me sabe a nada, que ya no sé quién eres, que no doy fe de... Seguir leyendo →

El Último Despertar

Que sueñes con los angelitos. Eso me dice a veces papá, al acostarme. Pensará que aún soy pequeña. Que es pronto para decirme: sueña con muchos vestidos nuevos, sueña que eres la jefa de papá, sueña que le robas los sueños a los demás. Una vez soñé con los angelitos. Son peligrosos y malhablados. Al día siguiente... Seguir leyendo →

El Traje Nuevo Del Emperador

La emperatriz miraba por la ventana de la alcoba, maldiciendo en silencio la mañana. Te quiero —le dijo el Emperador. No iba a salir desnudo a la calle, con su nuevo y sofisticado traje, sin antes ensayar en el terreno de las cosas invisibles, tantas veces imaginadas y que, bien o mal tejidas, costaba saber... Seguir leyendo →

Más Alto, Más Lejos II

Demasiado alto para mí. No llegaba. A menos que... Por fortuna papá tenía muchos libros grandes, de esos repletos de fotos y que pesan un montón. Algunos, puestos de pie, eran casi tan altos como yo. Podía apilarlos y luego subirme encima. De esa manera podría alcanzar. Derribé el Antiguo Egipto y lo coronó un... Seguir leyendo →

Primer Aniversario de El Pajar Lleno de Agujas

El Pajar Lleno de Agujas cumple hoy un año, y quiero dar las gracias a todos los que alguna vez habéis traspasado sus puertas. Si sus historias os inquietaron, sorprendieron o emocionaron, ha merecido la pena. Esta experiencia también me ha permitido descubrir a otros escritores, ser testigo de su talento, y me ha llevado a... Seguir leyendo →

Se Busca

Despierta en un banco del parque, con ese hilo casi invisible atado a su muñeca. Ha tenido que pasar la noche allí, exhausto. El hilo está tenso. Apenas le deja mover el brazo. Puede seguirlo con la mirada. Llega hasta el tronco de un árbol cercano y tuerce. Luego vuelve a curvarse, más allá, en... Seguir leyendo →

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: